Historia

 
Print Friendly
  • El Club Faro surgió a principios de 1971, gracias un grupo de amigos que se puso de acuerdo para pasar un fin de semana juntos. Para eso, era necesario tener permiso de los papás y que alguna persona adulta los acompañara.
  • Los jóvenes buscaban a alguien de confianza  con el que todos se pudieran llevar bien. Todos estuvieron de acuerdo en que fuera el PADRE JAMES MCILHARGEY, L.C., quien les dio su apoyo al acompañarlos.
  • Durante el día jugaron fútbol, organizaron una excursión y tuvieron varias pláticas con el sacerdote. Ya durante la noche jugaron juegos de mesa, hicieron una fogata y hasta algunos contaron historias de miedo.
  • Gracias al éxito de estas reuniones y de lo divertidas que eran, se pusieron de acuerdo para seguir juntándose; otros jóvenes se quisieron integrar al grupo y éste empezó a crecer, por lo que hubo la necesidad de hacer algo más formal.
  • Lo que se buscaba con el club era que fuera un espacio que los jóvenes tuvieran para convivir juntos. Se procuraba que hubiera una unión sana y de entendimiento mutuo. Se pretendía que fuera un lugar donde los jóvenes se sintieran escuchados, un lugar donde siempre habría alguien con quien compartir las experiencias y problemas.
  • El Club Faro desde hace cuatro décadas promueve la creación de ambientes sanos, alegres y atractivos donde los adolescentes puedan formar una personalidad armónica y equilibrada, según el espíritu del Evangelio.
  • Ayuda a que, de acuerdo con su edad, desarrollen sus aptitudes de liderazgo, se proyecten en una labor de caridad cristiana y de voluntariado social y cultural y participen de manera activa y creativa dentro de la organización.
  • El nombre Faro se forma del acróstico: Formación, Amistad, Recreación y Orientación. La formación está encausada en el crecimiento humano, social y espiritual a través de retiros, reuniones, apostolados, dinámicas de grupo, campamentos, torneos de diversos tipos, conferencias y misas, entre otras actividades. La amistad la promueven a través de sus miembros con diferentes eventos, donde participan alumnos de diversos colegios. La recreación se da gracias a torneos (como la Copa Faro), a viajes (convenciones y campamentos) y a diversos eventos de convivencia. La orientación se brinda mediante la atención y asesoría espiritual.
  • El Club Faro está afiliado a una red internacional de clubes del ECYD que se conoce como Red Misión Clubes Juveniles, misma que es una red internacional de voluntarios al servicio de la sociedad, dando cauces concretos a quienes desean hacer el bien y cumplir su misión en la vida.
  • Su lema es “Semper Vigilans”, que significa siempre alerta y desde 1971 han pasado más de 7 mil miembros. Actualmente muchos de ellos ocupan puestos de liderazgo en la sociedad regiomontana. El Club Faro es un complemento a la labor educativa que reciben los jóvenes en el colegio o en el hogar.
  • Actualmente hay alrededor de 650 jóvenes de entre 11 y 17 años de edad que estudian en colegios como el Instituto Irlandés de Monterrey, American School Fundation of Monterrey, American Institute of Monterrey, Colegio Inglés, Colegio Euroamericano, Colegio Himalaya, Instituto San Roberto, Instituto Mater, CUM, Instituto Brillamont, Colegio Necalli, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y la Universidad de Monterrey.
  • Gracias a algunos jóvenes formados en el Club Faro en Monterrey se han fundado otros clubes que persiguen los mismos objetivos como los clubes Faro de Cumbres, San Nicolás, Santiago, Carretera Nacional, entre otros.
  • El club organiza una competencia deportiva denominada Copa Faro, la cual es un torneo de fútbol soccer y es su evento más representativo: su última edición, la número 17, reunió a más de 1,000 atletas y 2,500 visitantes de toda la República Mexicana y algunas ciudades representativas de Estados Unidos y Venezuela. En los inicios de este torneo no era de fútbol, sino de tenis.

Comments

comments